37ª Expedición: 15 al 23 de septiembre 2018

<<  Anterior       Siguiente  >>      

En esta ocasión hemos viajado los doctores tomas Epeldegui. Gaspar Gonzalez-moran, Roberto Carrillo y Adriana Soria (traumatólogos) La Dra Olga Ortega (internista) Elisa Monton y Paloma Sanchez Aznar(anesteiologas) Isabel Rodriguez (enfermera) Javier Moset (técnico de electromedicina) Maria Barquin (educadora social) Casilda Pereda (voluntaria). En esta expedición se celebraba el tercer aniversario de nuestros viajes a Camerún

​

Como viene siendo habitual el trabajo ha sido desbordante con mas de doscientas consultas y 27 cirugias pero todo desarrollado con gran humor y estupenda coordinación

Sin embargo el área de traumatología se esta quedando pequeña por lo que necesitaremos mas camas. Por ello se esta diseñando una nueva área quirúrgica para liberar espacio en el edificio de hospitalización.

​

Gracias a la reparación llevada por Javier Moset, técnico de electromedicina de la Fundación Técnicos del Mundo, hemos conseguido reparar dos arcos de Rayos x que estaban fuera de uso. Uno de ellos se va a dedicar a las urgencias y el otro se destinara al quirófano del hospital del  segundo nivel. También hemos puesto en marcha la digitalización de imágenes con el CR, que estaba pendiente de sustituir una de sus piezas principales. Ya tenemos la posibilidad de grabar las imágenes en CD y de hacer impresiones de las mismas en papel. Todo sufragado con fondos propios.

.La FundaciónTécnicos del Mundo ha montado la sala de post-operatorios en el quirófano del hospital de arriba con la puesta en marcha de un respirador y se han reparado dos aspiradores quirúrgicos

​

También hemos comenzado el trabajo conjunto con el nuevo fisioterapeuta camerunés que esta iniciándose en el trabajo de la sala de rehabilitación y que se ha incorporado a nuestro paso de visita para recibir instrucciones sobre los enfermos que lo necesitan

La comunidad ha crecido al trasladarse las novicias desde Bamenda este convento y eso ha producido mayor actividad en la huerta y en la cocina.

También hemos tenido contratiempos.

​

Un Rayo conducido por la red eléctrica de la ciudad nos ha quemado dos inversores de nuestra unidad Fotovoltaica. Ya hemos encargado la sustitución de los inversores y confiamos que en dos semanas puedan ser enviados por via aérea. La empresa de montaje nos ha ofrecido ayuda en los plazos de pago de esta nueva inversión. Entre tanto se ha requerido de mayor uso del genenrador con algunos desfases de apagones puntuales

​

También hemos tenido una interesante entrevista con el decano de la facultad de medicina de Dschang para ofrecerle nuestra colaboración y la del hospital. El proyecto ha sido recibido con gran acogida y nos ha comunicado que en el plazo de un mes nos enviara un Memorandum para el acuerdo con nuestra ONG y con la Universidad que pueda estar interesada por el departamento de Microbilogía.

​

La población hospitalaria sigue saliendo a tomar el sol o a jugar a las cartas

Pero siempre hay el punto de picaresca como este paciente que encontramos en extraña postura intentado encontrar una red telefónica

En el camino de vuelta volvimos a encontrarnos con el aprovechamiento al máximo de los vehículos

Ecos de sociedad

El ultimo dia ha habido un gran acontecimiento social.

​

Se organizado una gran fiesta para celebrar las bodas de oro matrimoniales del Dr. Epeldegui y su esposa Casilda Pereda. Esto coincidiendo con el tercer aniversario de la puesta en marcha del servicio de traumatología.

Las doctoras de la expedición lucían elegantes vestidos confeccionados con coloridas telas del mercado local. Los caballeros vestidos de gala con pajarita y elegantes “guayaberas”.

​

El Dr. Epeldegui y su esposa Casilda vestían hermosos trajes de fiesta, típicos de la región.

​

Ademas de la celebración de las monjas y del personal del hospital, Su Majestad Solefack Simon II ha nombrado Notable al Dr Epeldegui invistiéndole con el ropaje, gorro y bastón de mando que le corresponde a ese cargo.

​

Los actos consistieron en una ceremonia religiosa por la mañana, con misa y con la incomparable actuación del coro de las Siervas de María y sus instrumentos musicales típicos de Camerún, seguida de un espléndido banquete donde no faltó de nada y para terminar baile por la tarde. 

​

​

​

​

​

​

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Consulta nuestra    política de privacidad     y    política de cookies    para obtener más información.   Puedes revocar el consentimiento en la parte inferior de la pagina de inicio